20 abril, 2021

Por Marisol Rodríguez / Fotos: Internet

Los colores influyen en el estado de ánimo, en la personalidad y según estudios, en la inteligencia, a través de la concentración.

Así que en estos días de clases en casa es bueno que las paredes de la habitación o el espacio de estudio de tus hijos cuenten con tonos que los relajen y estimulen su cerebro.

¡Toma nota!

Azul. Da una sensación de estabilidad, tranquilidad, profundidad y profesionalidad. Se recomienda en los dormitorios o estudios infantiles, ya que calma la mente, facilita la concentración y reduce la tensión.

Turquesa. Ayuda a que el ambiente sea agradable y brinda tranquilidad. Es excelente para leer y aumentar el conocimiento.

Amarillo. Es perfecto para una zona de estudio, ya que fomenta la actividad mental y creatividad. Solo úsalo con moderación en gamas pálidas.

Blanco. Es clave para crear ambientes tranquilos y luminosos. Si lo eliges tendrás una atmósfera serena, ordenada y limpia que permite la concentración plena.

Gris. Ideal para las habitaciones de los adolescentes. Al ser un tono neutral, ayuda a la concentración desde las tareas sencillas hasta las más difíciles.

Lila y rosa. Esta dupla transmite sabiduría, espiritualidad y fantasía; estimulan la creatividad, relajan y reducen la impaciencia. Se recomiendan en espacios donde los niños y jóvenes exploren su lado creativo.

Show Full Content
Previous Tareas: ¿Cómo me recupero?
Next Y los nominados son…

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Líder de Linkin Park se suicida

20 julio, 2017
Close