15 mayo, 2021

“Haiga o no haiga cosas k escribir, o asta k la noche cai, el cuerpo descansa en pas…” Sé que alguna vez te ha tocado leer comentarios en Facebook u otra red social de moda, con gran cantidad de faltas ortográficas, y apuesto a que quisieras, no sé, darle una buena lección de gramática al autor de dicho comentario, aunque finalmente cederás, ya que su nombre (Bryan) lo escribe con doble ele (ll).
La ortografía es tan necesaria en cualquier circunstancia de la vida, sin embargo, entre los estudiantes de cualquier nivel educativo e incluso, entre muchos profesionales, ha dejado de ser una prioridad. No dudo que anhelen aprender a escribir correctamente, pero el deseo de hacerlo no es suficiente, el aprendizaje que dejaron pasar se refleja en la manera de expresar sus ideas en tinta y papel.
Recuerdo uno de los primeros días en que comencé a impartir clases, correspondía aplicar un examen parcial a alumnos de secundaria, y ellos, de manera oportuna, preguntaron si rebajaba puntos por la mala ortografía. Mi respuesta fue un rotundo sí. ¿Qué podía decir de la asignatura de español? Apliqué el examen. Enseguida me di cuenta que la respuesta que debí dar a los alumnos fue un no. Había calificaciones de menos cero. Desde ese momento me he dado cuenta que las reglas gramaticales han sido relegadas a un cuarto de servicio, al fondo de un sistema educativo que cambia en cada sexenio.
La escritura es uno de los inventos más maravillosos de la humanidad, un lenguaje de símbolos, que ha permitido transmitir bellos poemas, así como historias que emocionan hasta los huesos. Lo escrito no sólo se limita a la literatura, todo lo que rodea al hombre en su contexto social está sumido con un lenguaje simbólico, sea este en imágenes o en texto, pero lo importante, es que nosotros como receptores decodifiquemos el mensaje y entendamos de forma clara su significado.
Nunca es tarde para aprender y aplicar las reglas del lenguaje escrito. Hoy se tiene al alcance un buen número de métodos y herramientas tecnológicas que nos ayudan a entender las normas ortográficas para que podamos transmitir nuestras emociones, ideas y sentimientos de manera precisa y sin errores.
Te diré algunas estrategias para que comiences a redactar sin morir en el intento:

  • Lee. Es la mejor manera de aprender a escribir correctamente, ya que asimilarás nuevas palabras y se quedarán en tu memoria para luego utilizarlas.
  • Reglas de acentuación. El idioma español es único por sus acentos, no trates de memorizar las reglas, trata de entenderlas en la práctica.
  • Usa el corrector ortográfico. Muchas aplicaciones tienen de manera determinada un corrector de palabras, úsalo, y observa cuál fue tu error para que no lo vuelvas a cometer.
  • Diccionario. Busca el significado de las palabras que no comprendas, esto te ayudará a aumentar el léxico, y presumirlo con tus conocidos.
  • Practica. Escribe, y no únicamente mensajes en las redes sociales, sino en los trabajos de la escuela, cartas para familiares, composiciones literarias, etcétera.
Show Full Content
Previous Estilo Fashion: Anya Taylor-Joy
Next Navidad: época de enseñanzas para los niños

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Aseguran que volvieron

13 febrero, 2018
Close