27 noviembre, 2021

Se acerca un gran reto en el inminente regreso a las aulas. Padres de familia, instituciones educativas, docentes y alumnos; trabajarán en conjunto para que la educación se reactive, priorizando la salud de todos los integrantes involucrados. Como parte fundamental en el tejido social, los filtros, o mejor dicho, los momentos de oportunidad que se tendrán durante la jornada escolar, son claves para evitar contagios.

Las clases presenciales fueron suspendidas hace año y medio (marzo 2020), y uno de los retos más importantes es el desempeño académico de los estudiantes, ya que el anterior ciclo escolar, era como, más o menos obligatorio, en otras palabras; muchos niños y jóvenes optaron por permanecer ausentes durante la mayor parte del tiempo en que se impartían las clases en línea.

Por supuesto que el ámbito socioemocional de los estudiantes es otro punto esencial a observar con este regreso a los salones. Muchos de ellos experimentaron cuadros de ansiedad y depresión durante la ‘cuarentena’, el aislamiento obligatorio tiende a generar ciertos estados mentales no deseados en las personas; la salud física es un factor que puede ser revertido, afortunadamente los niños y los adolescentes, en su mayoría, responden favorablemente a desechar todo aquello que fue acumulado con el encierro.

Las instituciones enfrentarán una enorme responsabilidad, veremos con atención a esos alumnos que fueron afectados directamente por el Covid-19, se habla de esos casos donde hubo convalecencias largas, afectando el entorno familiar; parientes directos que fallecieron a causa del virus; intentos de suicidio o de autolaceraciones. Los docentes tendrán una labor ardua y sin descanso al inicio del ciclo, periodo donde “todos” tendrán que adaptarse a una nueva normalidad.

Muchas actividades que fueron tan naturales en los colegios ahora no podrán ser posibles con la nueva normalidad en las escuelas, tantos padres de familia, maestros y alumnos serán clave para que el regreso a clases en tiempos de pandemia.

He aquí algunos pasos que se considerarán para que estudiantes y maestros lleven a cabo una escuela segura: 

  • Dejar los asientos de cada alumno de 1 a 2 metros de distancia, y con un máximo de 15 alumnos por aula.
  • Limpiar y desinfectar superficies frecuentemente.
  • Proporcionar gel antibacterial, así como jabón y agua para lavarse las manos constantemente.
  • Disponer los pupitres para que los niños y jóvenes coman cada uno en su espacio o dejarlos salir al patio a que coman por separado.
  • Mantener las ventanas y puertas abiertas de los salones de clases para la ventilación de aire.
  • Utilizar espacios al aire libre cuando sea posible.
  • En todo momento, usar mascarillas para alumnos, profesores y toda la comunidad escolar.
  • Checar temperatura de los alumnos en la entrada.
  • Padres de familia deberán informar ante cualquier síntoma de Covid-19.

Por Carlos A. Rodríguez / profecarlos013@gmail.com

Show Full Content
Previous Ideas para renovar tu estudio
Next Weekend 349 | Agosto 27, 2021

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

9 nutrientes para cuidar tu piel

9 enero, 2015
Close