16 junio, 2019

Exitosa dentro y fuera del sector social, al que ha dedicado 17 años de su vida, la directora del espacio interactivo La Rodadora Karen Álamo, disfruta al máximo su rol como mamá.

Tres varoncitos son los que la llenan de alegría, su gran fortaleza y la razón por la que intenta ser una mejor persona cada día.

“Mis hijos me divierten mucho con sus ocurrencias y a pesar de regresar un poco cansada por lo retos del trabajo, ellos me hacen aún más feliz”, expresa.

En esta labor destaca también el papel de su esposo, quien la apoya por completo y hace que todo sea más sencillo.

 

Perfeccionista, entregada y leal

“Me considero una persona perfeccionista, me gusta que las cosas se hagan bien y poner el máximo esfuerzo en lograr las metas y objetivos”, señala.

Karen se describe también como una mujer leal, entregada, responsable en sus compromisos y a quien le gusta el trato con las personas.

A la vez, afirma que es “desesperada e intranquila” y agrega “en eso tengo que trabajar”.

En sus tiempos libres platica que disfruta al máximo de sus niños, “lo dedico a estar con mis hijos, hacer tareas, leer, jugar, divertirnos juntos”.

Y cuando no está con ellos dice, le gusta hacer ejercicio o salir a cenar y disfrutar de una buena película en el cine “soy muy ordinaria en ese sentido”.

 

La Rodadora

Karen describe a La Rodadora como un espacio que tiene que ser emblemático en la ciudad, marcar un antes y un después en la vida de muchos niños.

“Me siento muy comprometida, con mucha responsabilidad, hacemos muchos esfuerzos todos los días para que nuestras acciones sí se vean reflejadas en un espacio tan lindo como este”, comenta.

El próximo mes de agosto La Rodadora cumplirá cinco años, Karen afirma que ha sido como un viaje muy interesante y rápido.

“Se ha convertido en un espacio importante para las familias, los niños y eso nos compromete mucho más”, agrega.

 

Encantada con su labor

Karen platica que le encantan muchas cosas de su trabajo pero lo que más disfruta es ver el resultado del esfuerzo de todos los que colaboran en el museo.

El ver a las familias que disfrutan y conviven, a los niños que descubren sus vocaciones o a los extranjeros que salen sorprendidos con una propuesta así en la ciudad.

“El museo hace una gran apuesta por la educación de niños y jóvenes y sobretodo por generar bienestar social, por lo que sus logros me hacen sentir orgullosa y afortunada”, expresa.

A futuro dice, el espacio interactivo debe evolucionar y lo ve reconocido a nivel internacional por su propuesta.

En pro de la comunidad

Satisfecha de sus 17 años de labor en el sector social, comenta que se visualiza igual que ahora, emprendiendo proyectos y programas que tengan algo bueno que aportarle a la comunidad.

“Siempre he pensado que el tiempo es algo muy valioso y he tratado de dedicar mis días a actividades que verdaderamente aporten algo valioso en mi vida y/o en la vida de los demás”, finaliza.

 

De viva voz:

“Mis hijos me divierten mucho con sus ocurrencias y a pesar de regresar un poco cansada por lo retos del trabajo, ellos me hacen aún más feliz”

 

“Me considero una persona perfeccionista, me gusta que las cosas se hagan bien y poner el máximo esfuerzo en lograr las metas y objetivos”

Show Full Content
Previous Non nam architecto in dolores id vel
Next Una joya para otra joya

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

7 escenas de GOT eliminadas

13 septiembre, 2017
Close