28 mayo, 2022

Por Marisol Rodríguez / Fotos: Internet

El pan de muerto es uno de los indiscutibles protagonistas de la temporada. Su aroma impregna los hogares y su inigualable sabor deleita los paladares.

De gran tradición, su origen se encuentra en la época prehispánica, donde eran comunes los sacrificios humanos, entre ellos ofrecer el corazón de una princesa en honor a los dioses Izcoxauhqui, Cuetzaltzin o Huehuetéotl.

Cuando llegaron los españoles a México en 1519, rechazaron dicho ritual y así comenzó la elaboración del pan de muerto, a base de harina de trigo en una forma similar a la de un corazón, bañado con azúcar y pintado de rojo; una forma pintoresca de representar a la muerte.

Su significado

Cada parte del pan de muerto tiene un significado especial, por ejemplo, la forma circular representa el ciclo de la vida y la muerte. En la parte superior central destaca un pequeño círculo que representa el cráneo y las cuatro tiras realzadas en forma de cruz hacen alusión a los huesos.
Además de simbolizar los cuatro puntos cardinales consagrados a los diversos dioses: Quetzalcóatl, Tláloc, Tezcatlipoca y Xipe Tútec. Algunos utilizan la esencia de azahar que evoca el recuerdo de los ya fallecidos.

En México

El pan de muerto más tradicional es el que va espolvoreado con azúcar, pero a lo largo del país existen otras variedades. En Puebla se prepara con semillas de ajonjolí; en la región de la mixteca poblana se elabora con forma humana y es espolvoreado con azúcar blanca si es para los niños y roja para los adultos.
En la Ciudad de México, además del tradicional azucarado, se puede conseguir relleno de chocolate, espolvoreado con azúcar roja, un toque de naranja o nuez; en Yucatán suelen rellenarlo de queso crema.
Que no falte en tu mesa este 2 de noviembre.

Show Full Content
Previous Dulce Halloween
Next Weekend 358 | Octubre 29, 2021

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Checklist de viaje: ¡todo listo!

24 junio, 2015
Close