2 julio, 2020

Conoce una de las más novedosas técnicas de la medicina estética

Por: Marisol Rodríguez / Foto: Internet

Acabar con la piel flácida y ayudar a generar la producción de colágeno es la principal misión de los hilos tensores, una de las más novedosas técnicas de la medicina estética.

Esta es la alternativa perfecta para quienes le temen al quirófano, ya que se realiza de forma ambulatoria con una pequeña dosis de anestesia local y su recuperación es inmediata.

Conocidos también como ‘hilos mágicos’, el doctor Julio Wong, experto en medicina estética, señala que entre sus tipos se encuentran los lisos y los espiculados, estos últimos tienen una especie de conos que los hace más fuertes, resistentes y con una mejor duración.

De su composición, menciona que los más comunes son de polidioxanona (PDO), un material que se utiliza en las suturas cardiacas y que tiene la particularidad de ser absorbible; actualmente, también su usan los de ácido poliláctico.

“La ventaja de este material es que en un lapso entre cuatro y seis meses se va a degradar, en ese periodo de tiempo genera el colágeno suficiente para que el resultado aumente de 12 a 18 meses más”, comenta.

¿Cómo se aplican?

La técnica de aplicación de los hilos tensores se realiza mediante una guía que recibe el nombre de cánula, “puedes aplicar en forma lineal, como una especie de pirámide, en mayas y actualmente se hacen vectores, el médico tiene que buscar cómo hacer una entrada y aplicar varios hilos para soportar el vector para que además de la hidratación que puedan generar, también tengan un efecto en cuanto a la tracción del tejido”.

Sus beneficios

1. Hidratación, también conocida como colagenización de la piel

2. Disminución de la flacidez

3. Mejoran la luminosidad en la piel y le dan tersura

Con otras terapias

El doctor Wong señala que los hilos se pueden combinar con otras terapias de manera segura como la estimulación con factores de crecimiento plaquetario y el skin booster -ácido hialurónico para la hidratación-, entre otras.

¿Quiénes son candidatas?

La recomendación es que sean pacientes entre los 35 y 60 años, ya que después de esta edad no sería el mismo resultado.

Sin complicaciones

El especialista señala que tras realizarse el tratamiento se puede experimentar dolor, inflamación, enrojecimiento y hematomas en la zona tratada pero estos desaparecerán al poco tiempo; mientras que a futuro, no debe existir ninguna complicación.

¡Ojo en dónde te lo aplicas!

Al momento de realizarte este y cualquier otro procedimiento, siempre verifica que el médico cuente con un entrenamiento, adiestramiento y experiencia; y no olvides que las marcas deben tener los códigos de autorización de la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios).

Fuente: Dr. Julio César Wong

Probalance Center

Tel. 656 613-4060

Show Full Content
Previous De Juárez a Broadway
Next Cuenta hasta diez

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Más de 3 tazas de café reducen riesgo de cáncer prostático

2 mayo, 2017
Close