2 julio, 2020

Son muchas las investigaciones que demuestran que existe una relación directa entre el pensamiento y la salud; toma nota

Por: Weekend / Foto: Internet

Los seres humanos son más que cuerpo físico, así que aunque tengan una dieta balanceada y realicen actividad física, si carecen de una actitud positiva frente a la vida es probable que su salud se vea afectada.

Es decir, existe una clara relación entre lo que se piensa y la salud o la enfermedad. Ser feliz es más que una utopía desvinculada de nuestra realidad por ello es de suma importancia para el bienestar integral.

Optimismo = salud

Estudios científicos han demostrado que aquellas personas que disfrutan los placeres simples de la vida y tienen una disposición alegre son menos propensos a padecer enfermedades cardiovasculares. Del mismo modo, ver las cosas de manera positiva mejora la respuesta inmunológica. Es por ello que cuando una persona se siente decaída o preocupada es más vulnerable a contraer resfriados y otras patologías.

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard demuestra que el optimismo, la esperanza y los sentimientos de satisfacción reducen los niveles de estrés, alivian la carga del corazón, además de mejorar la capacidad de restauración celular y el funcionamiento fisiológico. Es decir, el bienestar emocional tiene un impacto directo sobre la salud física.

Cambia tu perspectiva

Tener una actitud positiva no tiene que depender exclusivamente de lo que le rodea o de otras personas. Es posible desarrollarla aunque las condiciones externas no sean muy favorables, pues la felicidad no es una consecuencia del exterior, sino una actitud para enfrentar la cotidianidad. Tú puedes transformar tu perspectiva siempre que tengas la voluntad de hacerlo.

A continuación te sugerimos algunos consejos:

• Rodéate de gente positiva y alegre. El optimismo se contagia.

• Ponte a dieta de pensamientos negativos. Cada vez que pienses algo pesimista, busca sustituirlo por al positivo. Esto toma tiempo pero vale la pena.

• Trata de reír lo más que puedas. Ve comedias, haz chistes, acepta lo que te rodea con buen humor.

• Busca tiempo para ti mismo y haz algo que te apasione. Encuentra una actividad que se ajuste a sus gustos e intereses.

• Nunca dejes de aprender. Un cerebro activo es un cerebro feliz y saludable.

• Perdona a los demás y perdónate a ti mismo si es necesario. El resentimiento puede quedarse en el pasado para dar lugar a una realidad mejor.

• Si no puedes cambiar algo acéptalo pero no deseches las oportunidades de transformación.

• Trata tu cuerpo con amor y respeto: duerme bien, come de forma balanceada y ejercítate regularmente.

• Cada día enumera y agradece sus bendiciones.

• Enriquece y mantén vida social. No pierdas el contacto con amigos y familiares.

Show Full Content
Previous Rico en sabor y beneficios
Next 2 de abril Día Mundial del Autismo

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Isla Fisher, polifacética y exitosa

18 noviembre, 2016
Close