27 noviembre, 2021

Por Marisol Rodríguez / Fotos: Internet

Actividades tan esenciales como la toma de decisiones y tan importantes como el aprendizaje son parte del trabajo que realiza la memoria en conjunto con la atención.
Al interactuar, estas dan forma al mundo como lo conocemos, explica la psicóloga Érika Grajeda Manríquez, quien define a la memoria como “la habilidad de los seres humanos para conservar y reutilizar la información”.
La especialista señala que una buena o mala memoria está influenciada principalmente por factores genéticos y conforme el cerebro se desarrolla, esta se moldea y es continuamente reforzada mediante el entrenamiento.
“A medida que crecemos esta habilidad se puede reforzar con ejercicios o se puede atrofiar sino se le ejercita”, agrega.
Por lo que, es muy importante tomar en cuenta los siguientes trucos para mejorarla:

Ejercicio físico

Seguramente jamás se te vendría a la mente pero recientes investigaciones han demostrado que realizar ejercicio aeróbico de contra resistencia junto con un entrenamiento cognitivo mejora el consumo máximo de oxígeno un 30 por ciento, lo cual se traduce en una mejora en la memoria a corto plazo, en el procesamiento de la información y en el tiempo de respuesta, señala.

Memorizar

Aunque suena sencillo y obvio, a veces puedes olvidar que es la mejor manera de adquirir una habilidad o mejorarla, “si queremos una memoria sana debemos memorizar, podemos empezar con datos sencillos como un número de teléfono o palabras nuevas”.

Consumo de Omega 3

La especialista comenta que al igual que cuando nos queremos poner en forma, el alimento es parte esencial del proceso para una mente y memoria sana.
Por ejemplo, alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 como el salmón, atún, aceite de oliva y los frutos secos, entre ellas las nueces.

Aprender

“En general cualquier proceso que tenga que ver con el aprendizaje nos serviría de entrenamiento para la memoria”, afirma la experta. En este caso se recomiendan los siguientes entrenamientos:

• Leer
No solo es leer sino también compartir lo leído, “esto pone en marcha un entrenamiento en dos sentidos el adquirir nueva información y esforzarnos para retenerla y retransmitirla”.

• Aprender un nuevo idioma
La experta menciona que es un entrenamiento intensivo para la memoria, ya que implica retener miles de palabras, reglas gramaticales y acentos.

Fuente: Psicóloga Érika Grajeda Manríquez / Tel. (656)437-9064

Show Full Content
Previous Columna | En conexión con Aby Ruiz
Next Mascotas, amantes de la música

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

La frívola postura de Mariah ante atentado

2 octubre, 2017
Close