27 noviembre, 2021

Entre las labores de los nutriólogos, y el personal de salud, una de las más bonitas es la educación, y aquí es cuando quiero introducir un gran tema que he decidido poner a colación: el nuevo etiquetado.
La educación es la base de cualquier sociedad, si nosotros aprendemos y a su vez transmitimos ese conocimiento haremos un mundo mejor. El etiquetado ha venido a complicarnos/mejorarnos a todos la existencia porque cada vez es más/menos clara la información que nos provee la industria acerca de los productos que comemos y de esa manera nos ayuda a elegir productos más/menos saludables.
Y ¿por qué tanta ambigüedad de mi parte? Pues es que desde que salieron los nuevos sellos mis pacientes se la pasan mandándome fotos de productos que están acostumbrados a consumir y que incluso yo les he recomendado. Pero hablemos claro acerca del mismo.
El problema radica en que somos uno de los países que cuenta con más sobrepeso y obesidad en el mundo y sector salud no ha podido resolverlo. Y es que el trabajo lo tenemos que hacer todos, nosotros como papás en casa dando mejores alimentos a los hijos; nuestros hijos eligiendo mejores productos, la industria alimentaria ofreciendo mejores propuestas y sector salud haciendo mejores leyes.
Si nos preguntamos ¿de qué se mueren los mexicanos? La respuesta es simple: las primeras causas de muerte en nuestro país son diabetes, enfermedad cardiovascular, cáncer y enfermedades del hígado (quitando la violencia, claro está). Sino nos ponemos exigentes vamos a terminar muy mal y es triste, esa es la razón por la cual las leyes son cada vez más estrictas y ahora nos toca a todos tratar de entenderlas.

¿En qué consiste el nuevo etiquetado?

Son unos sellos octagonales que me van a avisar si un producto tiene 1)Exceso de calorías 2)Exceso de azúcares 3)Exceso de grasas Saturadas 4)Exceso de grasas trans 5)Exceso de sodio; además unas leyendas precautorias para saber si contiene cafeína (6) y edulcorantes artificiales (7). Pero ¿qué es todo eso?, a continuación, te lo explico fácilmente:

Las calorías (kcal) son las que miden la energía, debemos de saber que la dieta promedio es de 2000 y ahora los productos que contendrán este sello serán aquellos que tengan más de 275 kilocalorías por cada 100 gramos o más de 70 por cada 100 mililítros o más de 10 provenientes de azúcares libres en cada 100 mililítros.

Los azúcares son los carbohidratos o glúcidos, se les llama así por su sabor dulce, y éstos son la principal fuente de energía. No hay que satanizarlos ni evitarlos, solamente comer la cantidad correcta. De acuerdo con los diferentes organismos de salud se recomienda su consumo entre un 45-75% de las calorías totales.

Las grasas saturadas son generalmente de origen animal, sólidas a temperatura ambiente y se recomienda un consumo del 8-10% de las calorías totales, ya que en exceso causan enfermedades cardiovasculares. Se va a utilizar el tercer sello, si más del 10% de las calorías del alimento provienen de este tipo de grasas.

El cuarto sello pertenece a las grasas trans, cuando más del 1% de las calorías totales provienen de ellas. Como dice mi mentora, son grasas buenas convertidas en grasas malas; ¿qué quiere decir esto?, son grasas parcialmente hidrogenadas que al ser tratadas se vuelven más rígidas y son más dañinas para nuestro cuerpo (aterogénicas).

Está el sodio y cabe recalcar que no es un veneno, pero en exceso es muy dañino, ya que causa la retención de líquidos en el organismo, provoca y/o agrava la hipertensión arterial y afecta a los riñones. Se recomienda consumir menos de 2400-2000 miligramos al día, y para que un alimento sea acreedor a este sello debe de contener más de 350 por cada 100 gramos y en bebidas más de 45 por cada 100 mililitros.

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central por lo cual no se recomienda su consumo en niños. Su consumo excesivo puede provocar nerviosismo, malestar estomacal, dolores de cabeza, dificultad para concentrarse, dificultad para dormir, aumento de la frecuencia cardiaca y/o aumento de la tensión arterial. Entonces, si un alimento contiene cafeína tiene la obligación de contener el sello para así desalentar su consumo.

Por último, los edulcorantes son las sustancias que dan dulzor a nuestra comida. Existen naturales, artificiales, con calorías y sin calorías. De acuerdo con la norma, son aquellas sustancias que le dan sabor dulce a los alimentos y no son monosacáridos o disacáridos; por lo anterior, se refiere a los endulzantes artificiales en su mayoría. Y la leyenda dice que no se recomienda en niños.

Cabe destacar, que los parámetros se establecieron a partir de las recomendaciones de la OPS y que la norma se aplicará en 3 fases durante un periodo de 5 años, en donde los criterios serán más estrictos en el rubro de los azúcares y el sodio al finalizar la implementación.
Otra cosa importante es que en productos minis en lugar de poner todos los sellos, se pondrá el octágono con el número de sellos que contiene el producto, es decir, en lugar de tener sello de alto en azúcares y en sodio tendrá un octágono con un número dos en el interior.
Una de mis partes favoritas del nuevo etiquetado es que ahora obligará a la industria alimentaria a declarar los azúcares añadidos (libres, como lo dice en la norma), lo cual es bastante beneficioso para todos porque así nos daremos cuenta cuánto endulzante les ponen a nuestros productos.
Mi otra parte favorita es la que regula la publicidad, ya que si el producto contiene uno o más sellos o leyendas no podrá utilizar personajes o dibujos animados, animaciones, celebridades, deportistas, mascotas, elementos interactivos, sellos de avales de asociaciones médicas y declaraciones saludables “contribuye con un buen desempeño físico”.
Lo que no me gustó es que eliminaron la etiqueta frontal y esa es la que más utilizaba para mis pacientes.
Pero vamos al grano, hablemos de las ventajas y desventajas que tiene esta nueva normativa.

Ventajas

  • Es octágono, me va a permitir saber si es relativamente saludable o no el producto ya que todos vamos a entenderlo, desde niños hasta adultos mayores; esto nos permitirá tomar mejores decisiones.
  • La publicidad va a estar regulada ya que ciertos productos ya no van a poder poner declaraciones engañosas acerca de lo “saludables” que son.
  • La industria alimentaria tendrá que reformular productos para que contengan menos azúcares, conservadores y grasas.
  • Muchos consumidores dejarán o consumirán menos cantidad de ciertos productos que no son tan saludables gracias al impacto que tienen los sellos, contribuyendo así a tomar decisiones más saludables y acertadas.
  • Si tienes alguna enfermedad crónico degenerativa y te tomas en serio los sellos, mejorarás realmente tu salud.

Desventajas

  • No viene por porción, sino por 100g entonces no siempre vas a consumir esa cantidad como en el caso de las barritas, que consumes aproximadamente 25g de producto y al ver el sello te causará confusión y frustración; esto reduce que solamente algunos expertos entenderán las leyendas y la mayoría de los mortales se quedarán con cara de “¿what?”.
  • Depende del sapo es la pedrada: y porqué digo esto, porque el tipo de alimentos que podemos consumir siempre va en función de nuestro estado de salud, actividad física, sexo, etc. Entonces, habrá algunos que podrán consumir papas Sabritas y agua de coco para reponer energías después del ejercicio y otros, como los enfermos renales que tienen estrictamente prohibidos esos productos.
  • Nos quitaron la etiqueta frontal, que, si bien muchas veces tenía errores, era una manera fácil de que los nutriólogos le explicáramos a los pacientes cierta información relevante; también era una forma sencilla de saber si tenía muchas calorías o no el producto.
  • Una vez más los “expertos” olvidaron hacer obligatoria la declaración nutrimental para el alcohol y los establecimientos; curiosamente a ciertas cervezas light el declarar sus calorías les ha ayudado a ganar lugar en el mercado, ya que la mayoría de los consumidores no sabe que la competencia tiene características similares. Este rubro es de especial importancia ya que si nosotros supiéramos lo que nos tomamos o nos comemos en la calle tal vez reduciríamos la cantidad de alcohol y empezaríamos a cocinar más en casa.
  • Y la desventaja principal es que al final nos desensibilizaremos ya que conforme se vayan llenando de sellos los supermercados, nos importarán menos.

En pocas palabras, el consumo esporádico de algún producto que cuente con todos los sellos no te va a enfermar. Pero el consumo frecuente de alimentos altos en azúcares, grasas trans o saturadas y sodio sí afecta la salud. Por eso tenemos que redoblar esfuerzos para entender la nueva normativa y seguir conociendo la industria alimentaria.
Yo le sugiero a todos nuestros lectores que busquen más información al respecto. Muchos nutriólogos ya hemos hecho videos que hablan de las modificaciones a la norma, pero busquen siempre la opinión de un experto y no cualquier meme que termina desinformando a la población. Por ejemplo, yo estoy haciendo un video en donde pongo ciertos alimentos naturales que de acuerdo con la norma serían acreedores de las leyendas y no por eso son un mal alimento, tal es el caso de las oleaginosas (nueces, almendras, cacahuates, etc.), que la mayoría son altas en calorías, grasas saturadas y algunas en sodio. Pero no hay que desanimarnos, mejor hay que tratar de aprender para ver qué tanto podemos comer de nuestros alimentos favoritos. Mi recomendación es y será siempre: busquen a los expertos en la materia no a cualquiera porque ya circulan en las redes fotografías con refrescos light y lechugas con sellos superpuestos.
Pero bueno, me la he pasado hablando de mejores productos y no quiero terminar sin mencionar cuáles son:

  • Consume 5 frutas y verduras al día. Además de fibra, contienen mucha vitamina A y C. Cómelas con cáscara, si se puede, y de preferencia crudas
  • Cada vez que comas, usa la estrategia del plato: mitad verduras, ¼ del plato de guisado preparado sin aceite y con carnes bajas en grasa y el último cuarto con cereales o leguminosas preparadas sin aderezos ni grasas.
  • Toma más agua natural, trata de que por lo menos 1 litro de tus líquidos sean de agua natural y el resto, de bebidas que no contengan azúcares añadidos como tés, agua de Jamaica, agua de pepino natural, etc.
  • Elige alimentos ricos en Omega Ω 3: tiene un efecto antinflamatorio y ayuda a proteger la salud de tu corazón. Come mucha sardina, atún y salmón, también lo encuentras en oleaginosas (nueces, almendras, cacahuates, etc.) y aceites como el de canola, linaza y girasol
  • Elige nutrientes que mejoran tu sistema inmunológico (entre otras funciones):
  1. Vitamina A: la encuentras en el hígado, huevo, papa blanca, zanahoria, espinaca, brócoli, calabaza y durazno
  2. Vitamina B6 (Piridoxina) la encontramos en el garbanzo, semillas de girasol, plátano, papa blanca con cáscara & arroz integral
  3. Vitamina C potente antioxidante, se encuentra en cítricos como guayaba, mandarina mango, kiwi, fresas, piña, naranja, limón y sandía, además en el brócoli, papaya y camote
  4. Vitamina E, presente en el aceite de germen de trigo, girasol, entre otros; así como en las semillas de girasol y las leches y cereales fortificados. Para alcanzar la dosis es necesario comer diariamente 2 tazas de cereal fortificado
  5. Cinc presente en pescados y mariscos, carne de res y cordero (sin grasa), pollo (especialmente muslos y patas), habas, leche, yogur, papa con cáscara, frijoles, chícharos y cereales fortificados
  6. Cobre se encuentra en mariscos principalmente ostras, granos enteros, legumbres, nueces, papas, vísceras (riñones, hígado), verduras de hoja oscura, frutas deshidratadas como ciruelas, cacao, pimienta negra y levadura. ¡OJO!, si tienes el colesterol o los triglicéridos altos o enfermedad cardiovascular debes evitar el hígado, las vísceras y los mariscos
  7. Hierro, su fuente principal es el hígado, pero basta consumir las cantidades normales de carne y sustitutos, así como de leguminosas para cubrir las necesidades
  8. Pre y probióticos se encuentran en el yakult principalmente, aunque ya los encontramos en algunas leches y yogures enriquecidos

Como pueden ver: No hay alimentos prohibidos sino cantidades permitidas; en este año tan complicado, debemos promover la salud y cuidar más lo que comemos. Elijamos mejores productos y aquellos que no son tan saludables consumámoslos de manera moderada y esporádica. Protejamos a nuestro entorno, si ves a un niño pidiendo comida regálale algo saludable y si estás en posibilidad ayuda a aquellos que menos tienen. Pero también protejámonos nosotros, comamos mejor y sirvamos platos de mayor calidad nutricional a nuestros comensales.

Por Lic. Fabiola Cárcamo Jiménez
Maestra en Nutrición Médica, diplomados en Nutrición Renal y Educación en Diabetes
Centro Médico de Especialidades
Consultorio 112 • Tel. y Whatsapp (656)224-9700
Facebook e Instagram: XKNutrinotas

Show Full Content
Previous En portada: Milo Ventimiglia
Next Arnés o collar, ¿cuál es mejor?

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Anuncian gran tarde de toros

16 agosto, 2017
Close