24 abril, 2024

Por Marisol Rodríguez / Foto: Internet

Cada vez que refuerzas positivamente los logros que tienen tus hijos contribuyes a que crezcan felices y con una autoestima elevada.

Hacerlo desde que son pequeños les enseña realmente lo que valen y les da la motivación que necesitan para alcanzar metas complicadas, ya que si tú crees en ellos, también creerán en sí mismos.

Además, cuando reciben halagos de los demás, se sienten bien y son capaces de aprender a elogiar los triunfos de las demás personas que les rodean y los propios.

Solo debes tener cuidado en no crearles una dependencia emocional; es importante que tus hijos no dependan de los refuerzos para hacer las cosas correctamente o superarse.

¿Cuáles logros debes aplaudir y cuáles no?

Las palabras amables, un beso, un abrazo o de vez en cuando un regalo, son algunos de los refuerzos positivos que puedes dar a tus hijos.

Una ocasión ideal es cuando llega el momento de ir por la boleta de calificaciones y tienen un desempeño sobresaliente.

Otro ejemplo de cuando sí puedes elogiarlos es al cumplir con las tareas que tienen en el hogar, por ejemplo, ordenar su dormitorio o darle de comer a sus mascotas; el reconocimiento debe ser más sutil, ya que es parte de sus responsabilidades.

Caso contrario, nunca debes aplaudir logros que no son reales, los niños se darán cuenta y su autoestima se verá afectada.

Si hacen algo y no les sale, es mejor que los guíes hasta que aprendan a hacerlo correctamente y una vez que lo consigan, es tiempo de los elogios.

¡Recuerda!

Un niño que crece con una buena inteligencia emocional, será un adulto con resiliencia y con capacidad de disfrutar de la vida y sobre todo, capaz de reconocer sus logros y limitaciones.

Show Full Content
Previous Día Internacional del Tocino
Next Videojuegos, más que diversión

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

A dúo ‘Feliz Navidad’

5 diciembre, 2018
Close