27 noviembre, 2021

Por Marisol Rodríguez / Fotos: Internet

El ejercicio durante el embarazo es uno de los mejores hábitos que puedes adoptar.

Con una rutina adecuada y aprobada por tu médico, este se vuelve un importante aliado para reducir futuras complicaciones y no solo se beneficiará tu organismo sino también el de tu bebé.

Sigue leyendo y descubre cuáles son sus beneficios y los ejercicios aptos para realizar en esta etapa de gestación.

Múltiples beneficios

Disminuye complicaciones

Al mantener una actividad física constante en el embarazo podrás controlar tu peso y prevenir la diabetes gestacional, preeclampsia, retención de líquidos, dolor de espalda e hinchazón de piernas.

Refuerza tu suelo pélvico

Este consta de un grupo de músculos y ligamentos de los que dependen el útero, vejiga y uretra para mantenerse en su sitio. Al ejercitarte ayudas a evitar que dicha zona pierda su tonicidad y se previene el prolapso uterino -desplazamiento y descenso de los órganos-, dolor de espalda baja e incontinencia urinaria.

Fomenta la circulación correcta en las piernas

Cuando te mantienes en movimiento, previenes la formación de várices y eres menos propensa a desarrollar una trombosis venosa -coagulación de la sangre en el interior de las venas-, ya que el ejercicio ayuda a fomentar la correcta circulación en las pantorrillas, muslos y pies, zonas que son propensas a inflamarse.

Eleva el estado de ánimo

Diversos estudios han revelado que el ejercicio estimula la liberación de endorfinas y serotonina, las cuales promueven un estado de felicidad, acaban con el estrés y previenen la depresión, ya sea previa o posterior al nacimiento de tu bebé.

Te alista para el parto

Al ejercitarte estás preparando tu musculatura para el esfuerzo físico que supone un embarazo y el posparto.

4 rutinas aptas

Los ejercicios cardiovasculares y aquellos que promueven la flexibilidad y fuerza son ideales para realizar durante el embarazo, practicados en una intensidad baja o moderada.

Pilates y yoga

Ambos aportan flexibilidad, fuerza y resistencia, ayudan a mejorar la postura, respiración y frecuencia cardiaca, y mantienen el buen estado físico y emocional al liberarte del estrés.

Caminata

Ginecólogos recomiendan caminar en pequeñas sesiones diarias entre 20 y 30 minutos, de preferencia al aire libre y al ritmo de tu condición física y el trimestre en el que te encuentres. Entre sus beneficios: promueve la circulación, reduce problemas de hinchazón, estreñimiento, dolor de espalda, controla el peso y fortalece los músculos para el parto.

Natación

Es una gran actividad cardio con muchas ventajas para sentirte mejor, ya que al estar dentro del agua el cuerpo pesa menos y se libera tensión en la zona de la espalda, la cual se resiente más debido al peso del bebé. En los tres primeros meses se recomienda nadar al menos 30 minutos al día. Si lo haces por la mañana, te ayudará a prevenir las náuseas y te dará energía para el resto de la jornada.

¿Cuándo pausarlo?

Ante cualquier señal como falta de aire, pulso acelerado y dolor localizado.

Show Full Content
Previous Encuentra tu bienestar emocional
Next 5 zapatos de otoño

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

De talento y voz

16 noviembre, 2019
Close