18 junio, 2019
Este comportamiento abusivo se puede extender a otros adultos, que pueden formar parte o no de su propia familia.

Por Marisol Rodríguez / Foto: Archivo /

¿Tu hijo no respeta las normas, ridiculiza y se comporta de modo agresivo contigo?, quizás tengas un niño tirano en casa.

“Los niños tiranos son tratados como un trastorno de la conducta infantil muy grave denominado por la psicología como trastorno oposicionista desafiante que es un patrón recurrente de conducta negativa, desobediente y hostil dirigido a los padres y figuras de autoridad”, comenta la psicóloga Érika Grajeda Manríquez.

Este comportamiento abusivo se puede extender a otros adultos, que pueden formar parte o no de su propia familia como tíos, maestros o hasta vecinos.

“Las actitudes de estos niños en la vida diaria pueden ir desde manipular a sus padres para conseguir lo que quieren y en el momento que lo quieren”, agrega.

Así como elegir las comidas del día, a dónde ir a pasear, qué programa de televisión ver y las actividades de otros niños de su entorno como hermanos, primos o amigos.

“Las actitudes de estos niños pueden ir desde manipular a sus padres para conseguir lo que quieren y en el momento que lo quieren”, afirma el especialista

¿Por qué mi hijo es así?

Los niños son seres en proceso de desarrollo, llegan al mundo llenos de potencial esperando que sus padres y el ambiente terminen de formarlos.

Por lo que, el desarrollo de un tipo de trastorno de conducta como este depende de factores que poco tienen que ver con él y que más bien, se centran en el estilo de crianza de los padres.

Particularmente de los permisivos, para quienes la educación se basa en la falta de normas y límites, y establecen como único vínculo el afecto.

“Los niños tiranos son chicos confundidos, a los que no se les ha dicho qué se espera de ellos, cuáles son sus funciones y responsabilidades dentro de la familia”, señala.

Existen varias razones que llevan a los padres a ser permisivos:

1. Cuando se convierten en padres siendo muy jóvenes.

2. Al querer ser “modernos” y pensar que los límites, horarios o reglas pueden “traumar” a los niños o limitarlos en un sentido negativo.

3. Tener hijos con mucha diferencia de edad.

4. Estar muy ocupados y no tener tiempo para desempeñarse como padres, desarrollando un sentimiento de culpa que también los hace ser compensadores.

Educa con amor y disciplina

Si te preguntas cómo actuar ante un comportamiento así, la psicóloga expresa que la solución no es cambiar radicalmente a un rol autoritario sino la educación con amor y cariño pero también con normas y disciplina.

Además de mostrar interés en las opiniones de tus hijos y decidir en conjunto para fomentar que sean autónomos, autosuficientes y felices.

Intenta con un esquema estructurado de disciplina basado en reglas y horarios o si te parece difícil, busca orientación psicológica para definir un estilo de crianza equilibrado.

Fuente: Psicóloga Érika Grajeda Manríquez

Tel. (656)322-1759

Show Full Content
Previous Edición 246 / Viernes 7 de junio de 2019
Next Tonifica tu cuerpo

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Bill Cosby está completamente ciego

26 abril, 2017
Close