17 junio, 2019

Enamorado de la radio y feliz de dar vida al popular personaje de Saulo, Raúl Chávez ha forjado una carrera de 21 años detrás del micrófono.

Su historia en esta profesión comenzó el 2 de noviembre de 1996 y a la fecha es su mayor pasión.

La radio: una casualidad

Su gusto por la radio lo define como una mera casualidad: “Jamás en mi vida pensé estar en radio. No hablaba ni conmigo mismo, menos en un micrófono”.

Chávez ingresó a la carrera de Ciencias de la Comunicación por la sencilla razón de que no había matemáticas, y así se topó con esta profesión.

Me gustó, me seguí preparando en ello y hasta la fecha aquí seguimos. Me enamoré de la radio”, platicó.

Mil anécdotas

En estos 21 años de trayectoria Chávez ha guardado en su memoria miles de anécdotas. Una de las que más recuerda fue de su época como narrador deportivo.

Recuerdo que en el primer juego que participé, regularmente un juego de beisbol dura nueve entradas, ese duró 17 y era una pesadilla”, dijo entre risas.

Otra anécdota, dijo, ha sido el adoptar y adaptarse a los nuevos medios como las redes sociales, donde el contacto y rechazo son inmediatos, expresó.

Y a su vez, señaló que la radio lo hace sentirse responsable de cada palabra y de sembrar una idea en quienes lo escuchan.

A veces hasta sin querer estamos sembrando una semillita, una reflexión a la gente de que no se quede callada, que no se conforme, que se cultive”, expresó.

Saulo y Yairo

Fue hace diez años cuando nacieron los populares personajes Saulo y Yairo, y al igual que su gusto por la radio, de casualidad.

Chávez recordó que le hacían una broma a una persona de religión cristiana sobre la visita de unos strippers: “Dijo ‘no los voy a recibir, denme sus nombres’, y yo para no decir Raúl dije Saulo y Arturo dijo Yairo, porque el que le cortaba el cabello así se llamaba y era un gay real. Después nos empezaron a pedir bromas con esos personajes”.

A Saulo lo describe como inocente en cierto punto: “Ha vivido en un lugar donde hay mucha necesidad y después con el tiempo se supone que no tiene carencias”.

Y agregó: “Él es él donde quiera que esté, a veces es vago, travieso, muy encajoso con Yairo, le gusta criticarlo, se lleva muy fuerte con la gente, pero no siendo grosero”.

Más allá de Saulo

Fuera de su personaje, Chávez se describe como alguien que habla muy poco –contrario a la radio–, y a quien le gusta escuchar, aprender y leer.

Me gusta leer todo lo que llega a mis manos, sea histórico, una noticia, el librito que te dejan los hermanos los domingos. Me gusta mucho oír y observar a la gente”, añadió.

De su familia compartió que la integran su esposa, su hijo de ocho años, sus papás y su hermana, a quienes –dijo– disfruta mucho.

En relación con sus proyectos a futuro, comentó que ve difícil alejarse de los medios masivos, y sobre su personaje de Saulo agregó que debe tener una vigencia, “pero habrá que preguntarle a Chabelo (risas), él creía que se le iba a acabar rápido y todavía no se lo ha podido quitar”.

Finalmente, confesó que si algún día dejara a este personaje le gustaría enfocarse en las noticias de análisis: “Eso me gusta y apasiona”.

Jamás en mi vida pensé estar en radio. No hablaba ni conmigo mismo, menos en un micrófono”

Show Full Content
Previous Dieta sana
Next Llegan los ‘Guardianes’

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Entra al quite

5 diciembre, 2017
Close