13 diciembre, 2019

Guitarrista, compositor, arreglista, director, docente y promotor cultural, Carlos Benítez es un apasionado de la música en todas sus áreas.

A los ocho años tuvo su primer acercamiento con la guitarra en géneros como el rock, bossa nova y piezas mexicanas, hasta ubicarse en lo clásico.

“Me introduje a la música en 1985 con el maestro Aquiles Valdez, hice participaciones durante estos años en eventos pequeños”, recordó. Su primer recital solo fue en abril de 1989 en la Casa de la cultura de Durango.

El guitarrista describió todos estos años como una experiencia hermosa, “es una vida sabrosa, pero muy compleja; me ha tocado conocer gente de muchas partes del mundo, viajar a muchas partes con la guitarra”.

De los lugares que más le han impactado comentó que cada uno tiene su encanto, “en Italia toqué en un castillo, a veces me ha tocado en lugares inhóspitos como puede ser un Cereso… la comunicación con el público creo que es lo que hace valioso el momento”.

Sus ejemplos

“El mundo por fortuna está lleno de grandes artistas que han hecho una aportación muy valiosa al desarrollo artístico y humano”, comentó.

Entre sus ejemplos a seguir destacó a los compositores Johann Sebastian Bach, Claude Debussy, Astor Piazzolla y al mexicano Manuel M. Ponce.

En cuanto a la parte técnica se dijo afortunado de trabajar con Pepe Romero, David Russell, Julio César Oliva y Aquiles Valdez, entre otros.

En busca de metas

El guitarrista consideró que aún no obtiene su mayor reconocimiento, pero trabaja en ello: en conseguir metas y cumplir sus sueños.

“Ahorita estoy en una etapa dedicándome más a la música que estoy escribiendo o arreglando, dejando atrás la música de los autores que está por demás sonada. Creo que hay que hacer una nueva aportación”, señaló.

No cree en la inspiración

Carlos no es un fiel creyente de la inspiración, sino del trabajo, ya que todo el resultado de su arte es producto del mismo.

“La inspiración viene a veces, te aterriza una idea y si tienes la técnica para resolverla tienes un gran resultado, pero si te agarra una idea sin técnica difícilmente la vas a conseguir”, comentó.

Enamorado del arte

Más allá de la música, el guitarrista también disfruta de otras disciplinas como la literatura, el teatro, la pintura y la cocina.

“Soy un buscador, una persona que siempre está buscando, que no se detiene… busco en otras artes complementar mis ideas”, expresó.

De sus amigos artistas dijo tratar de aprender todo para que al momento de hacer música el público pueda recibir un cúmulo de ideas y sea más claro su lenguaje.

De familia entregada

Carlos ha crecido en un hogar de diversas profesionistas, todos con algo en común: el compromiso en su quehacer diario.

Sus hermanos mayores se han dedicado a la ingeniería, arquitectura, sociología, comunicación y al derecho, mientras que él y su hermana son los únicos que se inclinaron por la música.

“Es muy interesante, tengo una familia de gente muy comprometida, talentosa y entregada a su oficio”, expresó.

Alista concierto

El guitarrista visualiza un futuro lleno de buenas venturas que le permitan seguir haciendo lo que más disfruta: compartir su música con el público.

Sobre sus próximos proyectos, adelantó que para el mes de septiembre planea estrenar en Alemania un concierto para guitarra y orquesta de su autoría a cargo del músico Alexander Sergei Ramírez, mismo que desea traer a México.

Show Full Content
Previous Elena Porras
Next ¡Chécalo!

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Ángel Estrada

14 octubre, 2016
Close