11 agosto, 2022

Por Marisol Rodríguez / Foto: Internet

Los vinos y los quesos siempre serán una dupla perfecta para disfrutar en cualquier ocasión. La clave para deleitar al paladar con el sabor de ambos es crear un buen maridaje y que ninguno de los dos se imponga al otro, simplemente lograr un equilibrio.

Expertos señalan que existe una regla básica: entre más blanco y fresco sea un queso, más frutal y suave debe ser el vino; y entre más oscuro y duro, el vino deberá ser más fuerte.

Guía para un buen maridaje

  • Los quesos fuertes y concentrados se deben acompañar de un Chardonnay o un Pinot Noir.
  • Quesos azules van bien con vinos dulces como el Oporto.
  • Si el queso es muy salado acompáñalo de un vino dulce y si es muy grasoso, de uno ácido.
  • Los quesos blandos maduros y suaves, como el brie y el de cabra, se acompañan con Chardonnay, Champagne y Sauvignon Blanc.
  • El queso manchego se mezcla perfecto con un Cabernet Sauvignon.
  • Para el famoso queso inglés cheddar, nada mejor que una copa de vino afrutado.
  • Un queso gruyère, de origen suizo, va muy bien con el vino blanco.
  • El queso italiano provolone, caracterizado por ser semi-duro y alto en grasa, combina con un Cabernet Sauvignon.
  • Para el gouda, también conocido como holandés, el maridaje debe ser con un Merlot.
  • El queso parmesano se acompaña bien de un vino tinto o blanco.
Show Full Content
Previous Los beneficios de los juegos de mesa
Next Crème brûlée: un clásico de Francia

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

6 bolsos icónicos

4 marzo, 2022
Close