11 agosto, 2022

Por Marisol Rodríguez / Foto: Internet

Uno de los postres franceses más famosos del mundo es la crème brûlée o leche quemada. Esta delicia consiste en una especie de nata con azúcar caramelizada en la superficie, lo que le da una textura crujiente.

La crème brûlée se prepara y sirve en recipientes individuales, y por lo general, se aromatiza con vainilla o licor. En su preparación es clave la cocción de los ingredientes, el horneado y la caramelización.

Fue en 1961 cuando su receta fue escrita por primera vez en el libro de cocina francesa ‘Nouveau cuisinier royal et bourgeois’ de François Massialot. Este postre ganó gran popularidad al aparecer en una escena de la película ‘Amelié’, donde la protagonista rompe con la cuchara su crocante cubierta de azúcar para revelar su interior cremoso.

Su receta

Ingredientes

  • 4 yemas de huevo
  • 500 mililitros de nata o 200 de leche entera
  • 70 gramos de azúcar
  • 1 vaina de vainilla o rajita de canela
  • Azúcar

Preparación

  1. En una cazuela, pon la nata con la leche y la vainilla o canela. Calienta a fuego bajo durante 10 minutos. No dejes que hierva. Retira del fuego y deja reposar por 30 minutos.
  2. Precalienta el horno a 160 grados centígrados y coloca una bandeja con un poco de agua para que se vaya calentando.
  3. Deja reposar la nata, cuela para eliminar los rastros de vainilla o canela.
  4. En un bowl bate las yemas con el azúcar hasta que se forme una espuma.
  5. Agrega la nata poco a poco a la mezcla sin dejar de batir hasta que todos los ingredientes estén completamente integrados.
  6. Cocina la crema en una cazuela a fuego medio. Mueve la mezcla constantemente hasta que se haga espesa; con mucho cuidado saca la bandeja con agua del horno.
  7. Una vez listo, comieza a colocar la crema en los moldes y acomódalos en la bandeja con agua; llévala al horno y hornea por 30 minutos. Saca del horno y deja enfriar.
  8. Una vez fríos, cubre cada molde con abundante azúcar y con un soplete de cocina, quémala hasta que la superficie se caramelice por completo; deja que el caramelo se enfríe y solidifique. Sirve y disfruta.
Show Full Content
Previous Vinos y quesos, la dupla perfecta
Next Recicla y ahorra

Whatsup

Close

NEXT STORY

Close

Adiós, Quino

1 octubre, 2020
Close